Osteopatía.

OSTEOPATÍA

La osteopatía fue desarrollada por el Dr. Andrew Taylor Still. En el año 1874 hizo públicos por primera vez sus postulados filosóficos y prácticos sobre la osteopatía.

Traducido literalmente, osteopatía significa “transformación patológica del hueso”, pero esta definición puede dar lugar a malentendidos. Still eligió este nombre para su concepto terapéutico porque había comenzado sus investigaciones con el hueso y había empezado primero con la normalización del esqueleto.

Still utilizaba la palanca de los huesos para rebajar la presión sobre nervios, arterias y venas y crear así de nuevo las condiciones óptimas para una fisiología sana.

La función del osteópata actual consiste en eliminar todos aquellos obstáculos mecánicos y estructurales que impiden la comunicación de los líquidos corporales. El estado de los tejidos en general y del tejido conectivo en particular, es el campo de actuación del osteópata. Aquí entramos entonces en un concepto mucho más amplio de osteopatía. La osteopatía considera la totalidad del ser humano en su unidad.

Si las diversas estructuras del cuerpo se encuentran en estado óptimo y actúan conjuntamente de forma armónica a nivel fascial, biomecánico, muscular, nervioso, circulatorio y endocrino, resulta un estado de salud.

La osteopatía comprende métodos especiales manuales de diagnóstico y de terapia basados esencialmente en las relaciones estructurales y en la interacción entre los diferentes tejidos.

En la búsqueda del problema se consideran por igual los diferentes niveles del paciente (físico, biológico, emocional, mental y espiritual). Los diferentes campos de la osteopatía (estructural, visceral, craneo- sacro, somato-emocional y energético) están destinados a ayudar al paciente a regular todas aquellas funciones que están descompensadas y que le provocan la patología.

LOS GRANDES PRINCIPIOS DE LA OSTEOPATÍA ENUNCIADOS POR STILL

*La unidad del cuerpo

El Hombre, ya sea sano o enfermo, tendrá que ser considerado como una “entidad biológica”.

Una perturbación a nivel de un tejido o de una función tiene resonancias sobre el organismo entero.

*Los mecanismos autorreguladores

El cuerpo posee sus propios modelos de defensa y sus propios sistemas de
alarma. Aunque la regulación de los sistemas de autodefensa es de origen nervioso, no podemos olvidar que el medio de transporte de las sustancias necesarias para un correcto funcionamiento del organismo es la circulación sanguínea y linfática.

Es por esto que en la osteopatía se da gran importancia a mejorar la circulación de los líquidos del cuerpo (tanto a nivel circulatorio (arterial, venoso y linfático), como a nivel de líquido cefalorraquídeo (es un líquido de color transparente, que baña el encéfalo y la médula espinal)

*La interrelación entre la estructura y la función

La relación entre la estructura del cuerpo y su función constituye la base para el diagnóstico y la terapia.

Se considera que la estructura está constituida por las partes óseas, musculares, fasciales, viscerales y neuronales e incluso por los líquidos corporales del organismo.

Hay determinadas exigencias o funciones que provocan la configuración de determinadas modificaciones estructurales, que permitirán realizar dicha función de la mejor manera posible (la forma sigue a la función).


OSTEOPATÍA ESTRUCTURAL

eguzki_075

Más Información

OSTEOPATÍA VISCERAL

eguzki_197

Más Información

OSTEOPATÍA CRANEAL

eguzki_184

Más Información

OSTEOPATÍA PEDIÁTRICA

eguzki_621

Más Información

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


2 × uno =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio web utiliza cookies de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de cookies.