TODOS LOS DÍAS SE APRENDE ALGO.

Los fisioterapeutas tenemos una formación universitaria reglada y, además, por las características propias de la profesión realizamos una formación continuada posteriormente. De esta manera conseguimos especializarnos y ampliar nuestros conocimientos para tratar de responder a las exigencias que las situaciones de las personas que acuden a nuestro centro exigen.

De cualquier forma, de todos es sabido que, además de la formación académica, existe otra manera de adquirir conocimiento: la experiencia. Así que voy a hablar de una enseñanza que he recibido a pie de acera.

Hace unos diez días me encontraba esperando a que un familiar bajar de casa cuando se me acercó una vecina del portal de al lado empujando una silla de ruedas en la que desplazaba a su madre.

“¡Oye! Tú eres fisio, ¿verdad?”-me preguntó.

“Sí”-le contesté.

“La recuperación de la operación por rotura del tendón de Aquiles, ¿cómo es?”

Mientras contestaba a su pregunta no podía dejar de mirar las botas ortésicas que protegían los tobillos de la mujer. Suponía que había sufrido una rotura bilateral de los Aquiles. Me parecía algo muy infrecuente…

“¿Se ha roto los dos? ¿Cómo? Me parece algo excepcional.”-les dije.

“Sin más. El traumatólogo dice que ha sido por influencia del antibiótico que usaron para tratarle la neumonía que tuvo mi ama. Que se dan roturas de tendón con esos antibióticos.”

Menudo notición, no lo sabía. Desde entonces he estado informándome ya que es un tema importante para poder tener la precaución debida en los tratamientos.

En casos de neumonía uno de los antibióticos que mejor parece que se adecúan a su tratamiento es el Levofloxacino. Se han reportado rupturas espontaneas de tendones durante y después del tratamiento con este fármaco, aunque no parece que más tarde de un año tras el uso del mismo. No es posible calcular el riesgo de que esto suceda ya que la comunidad médica aún no asocia estas situaciones a la administración de quinolonas, a las que pertenece el citado medicamento.

Ya que la comunidad científica no ha comprobado esta relación no se puede afirmar que exista pero es una información a tener en cuenta y una pregunta que los fisios podemos añadir cuando nos encontremos ante una condición de tipo tendinoso.

Eleder Gaztelurrutia


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


9 − ocho =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio web utiliza cookies de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de cookies.